Buscar

Ingestión de cuerpos extraños

Cualquier objeto pequeño que se pueda introducir por completo en la boca de niños y niñas, representa un riesgo potencial.

Si el objeto ingerido ingresa a la vía aérea, puede ocasionar desde ahogamiento hasta diversos trastornos bronquiales y pulmonares.


Los pequeños y pequeñas de la casa son curiosos y exploradores. No alcanza con ocultar o poner fuera de su alcance los objetos peligrosos.

Cualquier objeto pequeño que se pueda introducir por completo en la boca de niños y niñas, representa un riesgo potencial, siendo los de colores y brillantes los que llaman más su atención. Si el objeto ingerido ingresa a la vía aérea, puede ocasionar desde ahogamiento hasta diversos trastornos bronquiales y pulmonares. Si en cambio sigue la vía del aparato digestivo, puede producir lesiones o intoxicaciones. Con el objetivo de que no se produzcan este tipo de hechos indeseables, desde Fundación Infancia Segura aconsejamos:

  • No ofrecer a los pequeños y pequeñas para jugar, objetos que puedan ingerir ni tampoco juguetes que tengan accesorios que logren desprenderse o que al desarmarse cuenten con piezas diminutas. Antes de adquirir un juguete, siempre verifique desde que edad es recomendable su utilización.

  • No dejar nunca a los menores comiendo solos, aunque sepan hacerlo es necesaria la supervisión de un adulto. Cualquier alimento sólido en trozos grandes o poco masticado es potencialmente riesgoso, y algunos en especial, como caramelos, frutas secas, maníes, pochoclos, etc.

  • Recordar que cualquier medicamento para adultos en la forma de cápsulas o comprimidos puede actuar como un cuerpo extraño para niños y niñas, además de las acciones farmacológicas que puedan producir si se absorbe en el estómago o intestino.

  • Las pilas o baterías diminutas son sumamente atractivas, su ingesta además de ahogamiento puede producir quemaduras en el tracto gastrointestinal, principalmente en el esófago o el estómago.

  • Evitar el uso en su ropa de prendedores, broches de gancho, alfileres, etc.

  • Controlar las tetinas del chupete y mamadera, en especial las de goma, si están rajadas o muy blandas, cambialas. El bebé las puede ingerir, ocasionándole una obstrucción intestinal.

Los pequeños y pequeñas de la casa son curiosos y exploradores. No alcanza con ocultar o poner fuera de su alcance los objetos peligrosos, por lo que es muy importante no perderlos de vista.





0 vistas